El Nuevo Testamento:
┐Puedo Confiar en El?


por Rusty y Linda Wright


"┐Cómo una persona bien educada puede creer en el Nuevo Testamento? Fue escrito tanto tiempo después de los eventos que registra que posiblemente no podemos creer en él como históricamente digno de confianza". Esta es una pregunta común en la universidad y merece una respuesta honesta.

┐Cómo determina la autenticiad de un libro antiguo? C. Sanders, un historiador militar, señala tres pruebas básicas usadas por los críticos históricos y literarios. (1) Estas son la prueba interna, la externa y la bibliográfica. Consideremos brevemente como el Nuevo Testamento pasa cada una.

1. LA PRUEBA INTERNA.

Aqui nuestra pregunta se refiere a la confiabilidad de los escritores como se descrube en el texto mismo. Uno de los asuntos principales es si tenemos el testimonio de testigos oculares o no. El Nuevo Testamento relata la vida de Cristo y fue escrito por gente que fue testigo ocular o gente que relata los eventos vistos por los testigos oculares. Juan escribe: "lo que hemos visto y oído, (conciernente a Cristo) eso os anunciamos...: (2). Pedro establece de él y sus compañeros "... habiendo vistos con nuestros propios ojos su majestad".(3). Lucas declara que su evangelio está basado en la compilación de eventos relatados por los testigos oculares(4). En un tribunal, el testimonio de un testigo ocular es el más fidedigno.

Otro asunto en la prueba interna es la consistencia en los informes. Si dos escritores presentan un testimonio que es contradictorio, se arrojan dudas sobre uno o ambos testimonios.

Muchos han dicho que el Nuevo Testamento contiene contradicciones. Para manejar esos cargos, es importante comprender que "contrario" es defenido por webster como: "una proposición tan relacionada a otra que , aunque ambas puedan ser falsas, no pueden ambas ser verdaderas". Así, la afirmación: "José y Guillermo están en la casa" contradice la afirmación: "Sólo José está en la casa". De todos modos, esto no contradice la afirmación "José está en la casa". LA OMISION NO NECESARIAMENTE CONSTITUYE CONTRADICION.

Con esto en mente, considera algunas alegadas contradicciones del Nuevo Testamento. Algunos observan que Lucas escribe sobre dos ángeles en la tumba de Jesús luego de la resurrección(5), mientras que Mateo menciona "un ángel".(6) La observación de las afirmaciones es cierta, pero la interpretación de las mismas como contrarias no lo es. Sí Mateo explícitamente establece que solo un ángel estaba presente en ese momento, el contar dos no sería disonante. Hay armonía.

Otros notan una aparente discrepancia en el relato del nacimiento de Jesús. Hans Conzelmann, un teólogo germano, escribe de los relatos del nacimiento de Mateo y Lucas y establece que: "en cada detalle ellos discrepan".(7) El enfoca en aparente: inconsistencias geográficas.

La observación simple muestra que los dos relatos son diferentes. Lucas habla de José y María comenzando en Nazaret y viajando a Belén(por el censo y el nacimiento de Jesús en Belén). El luego registra el regreso de la familia a Nazaret. (8) El relato de Mateo comienza con la pareja en Belén (y el nacimiento de Jesús allá) registra su viaje a Egipto para escapar del Rey Herodes.(9).

CONTRADICTORIO VS COMPLEMENTARIO

Conzelmann considera estos detalles como una contradicción, pero ┐lo son? Los evangelios nunca pretendieron ser registros exhaustivos de la vida de Cristo. Cualquier biógrafo debe ser necesariamente selectivo. ┐No puede Mateo haber escogido omitir el censo de Nazaret a Belén y Lucas el viaje a Egipto? Si es así, los relatos son complementarios, más que contradictorios.(10)

Frecuentemente esas críticas parecen incapaces de discenir cuidadosamente el contenido de los textos bíblicos por causa de sus propias presuposiciones negativas y orgullosas especulaciones. Uno se inclina a coincidir con C.S. Lewis en su crítica a esos escépticos cuando escribe: "Estos hombres me piden que crea que ellos pueden leer entre líneas los textos antiguos; la evidencia (que ellos no pueden) es su obvia inhabilidad de leer (en cualquier sentido de discusión valiosa) las líneas mismas". (11)

Considera un final (y más difícil) ejemplo de inconsistencia alegada. Muchos han notado una diferencia entre los relatos sinópticos (aquellos en Mateo, Marcos y Lucas) y los relatos de Juan del día de la muerte de Jesús. Específicamente, el asunto se refiere a la relación cronológica de la crucifixión con la celebración de la comida pascual por los judíos. Marcos se refiere a algunos judíos observando la Pascua la noche anterior a la crucifixión.(12) Juan parece indicar la celebración de la Pascua luego de la crucifixión.(13)

En un artículo definitivo reciente, el Dr. Harold Hoehner del Seminario Teológico de Dallas soluciona el misterio. (14) Citando evidencias del Mishnah y de los eruditos Strack-Billerback. Hoehner muestra que los fariseos y los saduceos (dos partidos religiosos contemporáneos) estaban en desacuerdo acerca del día de la semana en que debía caer la Pascua. El resultado fue que los fariseos celebraron la Pascua un día antes que los saduceos. Esto hace enteramente plausible que los sinópticos usen el cómputo de los fariseos, mientras que Juan presenta el de los saduceos, y así surge la diferencia.

2. PRUEBA EXTERNA.

Esta prueba pregunta si otros materiales históricos o arqueológicos confirman o niegan el testimonio interno provisto por los documentos mismos. Muchos autores de la antiguedad escribieron de Jesús como un personaje de la historia. Entre ellos Tácito, Josefo, Seutonio y Plinio el joven. (15) Sir William

Ramsey, un célebre arqueólogo, una vez sostuvo que los escritos de Lucas no eran históricamente sólidos. Su propia investigación subsequente de arquelogía del cercano Oriente lo forzó a revertir su posición y concluir que "Lucas es un historiador de primera categoría".(16)

Nelson Glueck, ex presidente del Seminario Teológico Judío de Cincinnati, uno de los más grandes arqueólogos, y judío, escribió: "Se puede establecer categóricamente que no hay descubimiento arqueológico que haya controvertido una referencia bíblica".(17)

EVIDENCIA ARQUEOLOGICA.

Considera algunos ejemplos de la confirmación arqueológica del Nuevo Testamento. En I Corintios, Pablo se refiere a la "carnicería".(19) Lucas se refiere al templo de Artemisa en Efeso y habla de un alboroto que ocurrió en un teatro de la misma ciudad.(20) El templo fue excavado en 1863 y medía 160 por 340 pies.(21) Arqueólogos austríacos del siglo veinte desenterraron el teatro y encontraron que tenía capacidad para cerca de 25,000 personas.(22)

Marcos escribe que Jesús sanó a un hombre ciego, mientras El dejaba JericO.(23) Lucas, aparentemente escribiendo del mismo evento, diice que ocurrió mientras que Jesús estaba llegando a Jericó.(24) Las excavaciones en 1907-09 de Ernest Stellin, de la Sociedad de Alemania Oriental, mostró que había "Ciudades gemelas" de Jericó en los tiempos de Jesús - una vieja ciudad judía y una ciudad romana, separados por alrededor de una milla.(25) Aparentemente Marcos se refirió a una y Lucas a la otra, y el incidente ocurrió mientras Jesús viajaba entre ambas.

William F. Albright, uno de los líderes mundiales en arqueología bíblica, agrega un comentario que ayuda: "Podemos ya decir enfáticamente que no hay ninguna base sólida para establecer fecha de ningún libro del Nuevo Testamento luego de alrededor del 80 D.C., dos generaciones completas antes de las fechas entre el 130 y 150 D.C. dadas por los críticos más radicales del Nuevo Testamento de hoy".(26) Esta afirmación es crucial porque significa que algunos de los oponentes de Cristo, que estaban vivos cuando El estaba en la tierra, indudablemente estaban alrededor cuando los libros del Nuevo Testamento fueron escritos. Su presencia habría impulsado a los escritores del Nuevo Testamento a dar cuidadosa atención a la veracidad de sus afirmaciones. Y podemos estar seguros que si hubieran cometido algún error en sus relatos, los oponentes de Cristo (de los que había muchos) los habrían expuesto rápidamente.

3. PRUEBA BIBLIOGRAFICA.

Esta prueba final es necesaria porque no poseemos los manuscritos originales de la mayoría de los documentos antiguos. La pregunta que debemos hacer, entonces, es: "┐Cuántas copias antiguas tenemos y qué tan cerca en tiempo están del original?" A.T. Robertson, autor de una de las más amplias gramáticas del Nuevo Testamento". (27) Muchas de esas copias están fechadas solo un corto tiempo después (80-400 años) del original.

Cuando los documentos del Nuevo Testamento se comparan con otros escritos de la antiguedad por el número de copias antiguas y la proximidad cronológica de las copias con el original, el Nuevo Testamento es lejos muy superior. (Por ejemplo, tenemos solamente 10 copias buenas de las Guerras Galas de César y son 1000 años posteriores al original; similares resultados ocurren con la mayoría de los escritos de Thucydides, Herodoto y un gran número de otros).(28)

Sir Frederic Kenyon, ex director y principal bibliotecario del Museo Británico, fue una de las autoridades líderes en la confiabilidad de los manuscritos antiguos. El sacó una conclusión:

El intervalo, entonces, entre las fechas de la composición original y la evidencia existente más cercana llega a ser tan pequeña que es de hecho insignificante, y el fundamento final para cualquier duda que las Escrituras llegaron a nosotros sustancialmente como fueron escritas ahora han sido removidas. Tanto la autenticidad y la integridad general de los libros del Nuevo Testamento puede ser considerada como finalmente establecida".(29)

Si uno concluye que los documentos del Nuevo Testamento son históricamente confiables, trae a razón que se debería considerar seriamente el mensaje que presenta. En el Antiguo y en el Nuevo Testamento, el mensaje de la Biblia es el mensaje de Jesucisto. Y El ofrece una vida abundante y eterna a todo aquel que considere y responda a sus declaraciones: "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida... y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres".(30)


Rusty Wright (B.S. en Psicología en Duke University; M.A. en Religión en la International School of Theology) y Linda Raney Wright (A.B. en Retórica, U. California en Berkeley) han escrito seis libros y han hablado a miles de estudiantes universitarios y profesores de las principales universidadea a lo largo de los Estados Unidos y Canadá, Europa y Asia. Los Wright son invitados frecuentemente a shows en TV.

 

1. Sanders, C. Introduction to Research in English Literary History (New York;Mac Millan, 1952, Pág. 143ff, citado en Montgomery, John, History and Christianity. (His Magazine reprint, Chicago, Dic 1964-Mar 1965)pág. 6-9; 2. I Juan 1:3; 3. II Pedro 1:16; 4. Lucas 1:1-3; 5. Lucas 24:1-4; 6. Mateo 28:1-8; &. Conzelmann, Hans. Jesús:the clasic article from the RGG expanded and updated(Philadelphia: Fortress Press) Pág. 26-27; 8. Lucas 1:26-2:40; 9. Mateo 2:1-23; 10. Cheney, Johtson, The Life of Christ in Stereo.(Portland, OR:Western Baptist Seminary Press,1971)pág. 6-14,243; 11. Hooper, Walter(ed)Christian Reflections(Wlliam B. Eerdmans, 1974),pág. 19-41. 16. Ramsay, W.M. The bearing of recent discovery of the Trustworthiness of the New testament(1915) pág. 222, citado en Bruce,F.F. The New testament documents-are they reliable?(Grand Rapids,Eerdmans,1968),pág.91; 17. Glueck,Nelson,Rivers in the Desert;History of Neteg. (Philadelphia: Jewish Publications Society of America,1969);Citado en McDowell, Josh.Evidencia que exige un veredicto(San Bernardino,CA: Cruzada Estudiantil para Cristo,Inc.1972)pág. 68; 18. I Corintios 10:25; 19. Bruce,Christian Origins,pág. 200; 20. Hechos 19:27-29; 21. Free, Joseph P. Archeology and Bible History.(Wheaton: Scripture Press, 1950)pág. 324; 22. Ibra citada; 23. Marcos 10:46-52; 24. Lucas 18:35-43; 25. Free obra citada pág. 295; la antigua ciudad de Jericó judía puede haber sido una "ciudad Fantasma" o meramente un terraplén enlos días de Jesús; 26. Albright William, Recent discoveries in Biblical Lands(New York: Funk and Wagnalls, 1955),pág. 136; citado en Mcdowell, obra citada pág. 65; 27. Robertson,A.T. Introduction to the textual Criticism of the New Testament (Nashville: Broadman Press, 1925) Pág. 70 citado en Montgomery, obra citada pág. 6; 28. McDowell, obra citada, pág. 46-56; Montgomery,obra citada; Bruce, obra citada, pág. 10-20; 29. Kenyon F.G. The Bible and archaeology (New York and London; Harper,1940) pág. 288;89 citado en Montgomery, obra citada pág. 6; 30. Juan 8:12,32.

Copyright © 1976 Rusty Wright & Linda Raney Wright